.

.

jueves, 25 de abril de 2013

La desconocida historia del «Titanic» español

El hundimiento del Titanic ha pasado a los anales de la historia como una de las mayores tragedias de la historia naval. Sin embargo, existen otros muchos naufragios que han costado la vida a un gran número de personas y que, con el paso de los años, han caído en el mayor de los olvidos.



Uno de ellos es el del vapor Príncipe de Asturias, un trasatlántico de lujo que se hundió frente a las costas brasileñas en 1916 y cuya historia recupera el autor del blog «El Tipómetro 2.0».
Este navío, construido en los astilleros Rusell & Co de Glasgow en 1914, era junto a su gemelo, el Infanta Isabel, el mayor barco mercante español de su momento. Ambas naves fueron encargadas por la naviera gaditana Pinillos para cubrir la ruta entre Barcelona y Buenos Aires.
El 17 de febrero de 1916, menos de dos años después de su viaje inaugural, el Príncipe de Asturias zarpó del puerto de la Ciudad Condal, con 201 pasajeros y 193 tripulantes y unas 5.000 toneladas de carga, entre las que destacaban veinte estatuas de bronce que servirían para construir un monumento conmemorativo del centenario de la República Argentina, 40.000 libras esterlinas en oro o un coche Renault 35 HP.
Además, en sus bodegas podían viajar varios centenares de inmigrantes que huían de una Europa arrasada por la Primera Guerra Mundial.
Tras hacer escala en los puertos de Valencia, Cádiz y Las Palmas de Gran Canaria, el 4 de marzo, el buque se aproximaba a las costas brasileñas en medio de una gran tormenta que le impidió entrar en el puerto de Santos, tal y como estaba previsto. Las condiciones adversas, además, provocaron que el navío se desviara de su ruta y se aproximara demasiado a la costa.
En la madrugada del 5 de marzo, con una mar muy picada y fuertes vientos del sudoeste, el Príncipe de Asturias colisionó con los arrecifes de Punta Pirabura. El impacto abrió una brecha en el casco a la altura de la sala de máquinas. El agua entró directamente en las calderas, provocando su explosión inmediata.
El agua se calentó rápidamente e inundó el resto de la nave. Muchos de los pasajeros fallecieron abrasados por el agua hirviente de las calderas. La inundación provocó también un fallo generalizado del sistema eléctrico que hizo imposible que el radiotelegrafista enviara un mensaje de socorro.
El barco comenzó a escorarse hacia la izquierda, lo que impidió descolgar los botes salvavidas y, en tan solo cinco minutos se hundió. Los pasajeros intentaron salvarse lanzándose al agua y tratando de alcanzar a nado las cercanas costas, pero muchos murieron ahogados o estrellados contra las rocas. De las 600 personas que, oficialmente, iban a bordo, solo lograron sobrevivir 59 pasajeros y 87 tripulantes, tal y como recogen las crónicas de la época.
Sin embargo, a pesar de haber sucedido apenas cuatro años después del hundimiento del Titanic y afectar a un trasatlántico de lujo, la catástrofe del Príncipe de Asturias, al igual que ocurriría con la delValbanera, naufragado dos años más tarde en aguas cubanas, es hoy una historia prácticamente desconocida.

domingo, 24 de marzo de 2013

Cómo será el Titanic II, la réplica exacta del barco hundido en 1912

El magnate australiano que quiere construirlo presentó imágenes exclusivas y una infografía animada de cómo se verá. "Esto no es una fantasía, esto no es una película. Esto va a suceder", anunció.




POR MARÍA ARCE EN TIWTTER @MARIA_ARCE 


La semana pasada, el extravagante magnate australiano Clive Palmer reveló en Nueva York los avances en su plan de construir una réplica perfecta del Titanic. Como era de esperar, se llamará Titanic II y aseguran que estará listo para su viaje inaugural en 2016. Ayer, en Londres, el empresario hizo otra presentación y reveló imágenes excluisvas de cómo se verá por dentro el imponente barco.
Más de un siglo después de que el original y supuestamente insumergible transoceánico se hundiera en el Atlántico Norte tras chocar con un iceberg, el multimillonario Palmer cree queha llegado la hora de que el mítico barco complete su frustrada travesía desde el puerto inglés de Southampton hasta Nueva York.
"El Titanic fue el barco de los sueños. El Titanic II será el barco en que los sueños se harán realidad", había anunciado Palmer en el lanzamiento oficial del proyecto en Nueva York. En Londres, agregó: "Esto no es una fantasía, esto no es una película. Esto va a suceder". No muchos le creen. El proyecto es más que ambicioso y de aquí al 2016 su idea también podría naufragar.
El transatlántico original había zarpado del Reino Unido el 10 de abril de 1912 y se hundió en el quinto día de la travesía tras chocar con un iceberg, provocando la muerte de más de 1500 personas entre pasajeros y tripulantes.
Mientras que el Titanic original fue construido en un astillero de Belfast, su mellizo será levantado por la empresa china CSC Shipyard, una naviera que batió un récord World Guinness por la envergadura de las naves que ha botado. Está especializada en diseño 3D de barcos y construcción bajo el agua con la más alta tecnología. Tiene 2 mil empleados.
El millonario australiano se niega a confesar cuánto costará convertir su sueño en realidad. Sin embargo, los expertos creen que se necesitan entre 260 y 400 millones de libras esterlinas (390 a 600 millones de dólares), según varios medios.
Las presentaciones que hace Palmer por el mundo no son solo para dar a conocer su idea a futuros clientes, sino para conseguir socios. El millonario busca marcas que quieran sumarse a la experiencia yauspiciar los diferentes servicios que presten. La inversión es tan grande como el transatlántico.
El Titanic II será casi idéntico al original, aunque incorporará algunas modificaciones, como un puente suplementario, más botes salvavidas –no había suficientes en el buque de 1912- toboganes de seguridad y salas públicas abiertas a los pasajeros.
Sobre los botes salvavidas, Palmer aseguró que superarán las regulaciones internacionales y serán tan seguros que "uno podría dar la vuelta al mundo en ellos si quisiera". Otras diferencias con el modelo original consisten en que el Titanic II incluirá un casino y su envergadura será de un metro más, por razones de "estabilidad". Tendrá capacidad para 2.435 pasajeros y una tripulación de 900 personas. El original tenía capacidad para 2500 personas a bordo y 898 tripulantes.
Manteniendo las mismas divisiones estrictas que en 1912 entre Primera, Segunda y Tercera Clase, los pasajeros permanecerán separados. "No habrá mezcla real" entre las clases, anticipó Palmer.
Entre los "amenities" que tendrá el Titanic II se destacan el gimnasio con máquinas de época y de estilo Eduardiano que tenía el barco del siglo pasado. La Gran Escalinata, la Sala de Fumadores, el Café Parisien y diferentes comedores serán recreados al detalle. No faltarán la famosa sala de escritura y lectura, la piscina y los baños turcos.
Aunque no tendrá televisión, ni equipos de música, conexiones a Internet ni celulares, el Titanic II promete una experiencia única: los pasajeros tendrán vestidos y trajes de época en sus armarios para combinar a la perfección con 1912.
Medirá 883 pies (269,14 metros) frente a las 882,75 del transatlántico hundido que permitirán incorporar el mirador que hicieron famoso Kate Winslet y Leonardo Di Caprio en la película de James Cameron que ganó el Oscar en 1997.
Durante su presentación en Londres, en la que dio a conocer una imponente infografía animada del barco, Palmer confesó que preferiría viajar en Tercera Clase –"Es ahí donde va a estar la diversión"-pero que se escabulliría al puente de Primera al llegar al Puerto de Nueva York.
Mientras llega, el espíritu del Titanic regresará desde las profundidades a través de lujosas cenas que organiza Palmer donde los invitados degustan el menú de 11 platos que cenaron los pasajeros de Primera Clase la noche del hundimiento. Entre ellos, sopas, pescado, carnes, foi grass, tabla de quesos y tres postres.
El menú incluye una recepción de ostras y champagne; Hors d'oeuvre (ensalada de espárragos con vinagreta de azafrán y champagne); dueto de sopas (consomé Olga y crema de cebada); pescado (salmón con salsa mousseline); filet mingón; cordero con gelatina de menta, sorbete Punch Romaine (a base de jugos de limón y naranja con champagne, vino y ron); solomillo Forestière con vegetales y papas, pato con salsa de manzana, paté de foie gras; duraznos con gelatina de Chartreuse (licor), budín Waldorf, chocolates Éclairs, helado de vainilla, frutas y quesos, petit fours y café.
"No me motivó hacer mucho dinero, sino construir la nave. Pero ahora, lo que en un primer momento no fue pensado como un gran negocio puede transformarse en uno', se entusiasma este hombre que hizo su fortuna en la industria minera.
Los pasajeros podrán elegir entre sacar un pasaje de seis días en cada clase o un ticket combinado de dos días en cada una para vivir la experiencia a fondo. Aunque aún no se sabe cuánto podrían llegar a costar, Palmer aseguró que tuvo 16 ofertas que van de las 500 mil a 850 mil libras esterlinas (unos 750 mil dólares a 1,3 millones) por camarote.
"Estas no son las cifras que vamos a pedir pero demuestra la gran demanda que hay", aseguró Palmer y agregó que unas 40 mil personas de todo el mundo se contactaron con la web Bluestarline.com - un homenaje a la operadora original de Titanic, la White Star Line – para mostrar su interés en viajar en el Titanic II.
El extravagante empresario del sector minero sostuvo que no pudo resistir la tentación de darle una segunda oportunidad a uno de los barcos más desafortunados de la historia. Para Palmer, "el Titanic II se trata de enamorarse de nuevo de su esposa o que su mujer se enamore de nuevo de usted. Se trata de volver a una época diferente".Todo, cree, puede reflotar.










.

.

.

.